Páginas

SI TU SUEÑO ES SER CHEF


Afortunadamente, desde hace algunos años, cocinar no se trata de sólo alimentarse, sino que se ha convertido en todo un arte. Por este motivo, en todo el mundo se han abierto escuelas culinarias para perfeccionar y crear nuevas técnicas, además de preparar a nuevas generaciones de chefs.

De todos es sabido que, algunos de los colegios más prestigiosos de gastronomía, se encuentran en Europa, por ejemplo, uno de los más antiguos, The Cordon Bleu.

Sin embargo, existe una escuela de reciente creación, de la que se está hablando mucho, se trata de la Fundación Basque Culinary Center.

Ubicado en las colinas de San Sebastián, en el Parque Tecnológico de Miramón, de España, el colegio fue inaugurado por los Príncipes de Asturias en septiembre del 2011. Este proyecto se creó gracias a la colaboración entre Mondragon Unibertsitatea, los cocineros vascos y las instituciones públicas y tiene el objetivo de garantizar la continuidad de la cocina como polo de innovación en el futuro.

Presidido por uno de los mejores chefs del mundo, el gran Ferrán Adriá; Basque Culinary Center posee un Consejo Asesor Internacional, constituido por los mejores cocineros de los países gastronómicamente más importantes del mundo como Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, Pedro Subijana, Karlos Arguiñano, Andoni Luís Adúriz, Eneko Atxa e Hilario Arbelaitz.

El diario francés LeMonde, publicó en un artículo sobre el instituto “es como si los mejores cirujanos se unieran para crear una universidad de medicina o los más grandes futbolistas fundaran una academia de deportes”.

El Chef Andoni Luis Adúriz explicó "Nuestro objetivo no es formarles como cocineros sino como jefes de cocina, chefs, personas capaces de gestionar grupos, gerentes de restaurantes y responsables de distintas tareas en la industria alimenticia, en la investigación, en la industria de la transformación". Para ello, entre las materias que se impartirán en el colegio se encuentran: técnicas culinarias, gestión de restaurantes, vanguardia culinaria e innovación o industria alimentaria. “Motivación, grandes maestros y esfuerzo son los tres elementos sobre los que se ha cimentado el proyecto”.

Además de las aulas en las que se impartirán las clases, el edificio cuenta con un auditorio de 200 asientos para demostraciones de cocina y catas de vinos, cocinas equipadas con la última tecnología, laboratorios y una biblioteca para completar la oferta educativa.
La arquitecura del edificio fué diseñada emulando una torre de platos desordenados montados el uno sobre el otro, lo que la hace visualmente atractiva y con personalidad, otra de los puntos a destacar del Basque Culinary Center, que se ha convertido en la mejor opción para alcanzar el nivel de profesionalidad que se exige hoy, para tener la oportunidad de destacar como Chef internacional.